Alirón con récord

Pudo ser una obra de terror para los culés y de acción para los pucelanos, pero acabó siendo una comedia azulgrana y un drama castellano. El Barça es campeón por juego, idea y filosofía. El Valladolid está en Segunda por méritos propios, por reaccionar tarde desde los despachos (tres técnicos desde agosto) y por contratar y confiar en Manucho, un ariete que prometió 40 goles cuando llegó a la Liga, acabó el curso con cuatro y ayer pudo reventar la Liga.

Nada más comenzar el partido, cuando los locales estaban sólo presencialmente sobre el Camp Nou, un error de Valdés ante la presión de Diego Costa, dejó al angoleño solo en el punto de penalti, con la gloria tan cerca como pequeña luego se le hizo la portería. Manucho quiso asegurar, aunque no contó que por detrás llegaría Puyol para arrebatarle la fiesta al pucelano y el sueño al Valladolid, que daba muestras de superioridad, de estar listo para medir los tiempos y de poder complicar la vida al campeón. Al instante fue Baraja el que intimidó a Valdés desde lejos (6'), pero el potente remate acabó desviado por Piqué.

Retumbó el Camp Nou con el gol de Duda en Málaga y eso desperezó a los culés, hasta ese momento tiesos en la creación. Una vez se cansó Messi de esperar, el Barça se enchufó. El primero en probar fue Keita. Luego, Touré, pero su golpeo fue rechazado a córner. Comenzó entonces un asedio imparable para los vallisoletanos, invitados de piedra a la fiesta. Jacobo pudo lucirse un par de veces hasta que Luis Prieto desvió un servicio de Pedro desde la línea de fondo para acabar con el suspense. Llegaba el primero y cuando nadie se había sentado, el canario hizo el segundo. Una combinación entre Touré (partidazo), Messi y el canario acabó de cerrar el partido. El 2-0 ya era una distancia imposible para Clemente, escondido en su banquillo y sin posibilidad alguna de reaccionar.

Paseo.

El segundo acto sobró, a la espera de la fiesta. Los culés se divertían en el campo, aunque fueron respetuosos con el rival. En dos ocasiones embocó Messi, que con 34 dianas igualó a Ronaldo del curso 1996-97. Fue una Liga reñida, luchada por un grupo que abrió un debate sobre su composición (si era corta o no) y triunfada con el espíritu de La Masía, la cantera más rentable de Europa. Pedro (12 goles en 34 partidos) es el el espejo. La Liga se quedó en Barcelona de nuevo y sigue la suma de títulos; ahora, la Liga de los 99 puntos, un alirón con récord.

Fuente: As.com

Comenta esta noticia en el FORO.

Noticia enviada por: Cop

Noticia publicada: 17-05-2010

Noticia En Fútbol vista: 1679 veces

Envia esta noticia a tus Redes Sociales:

Comenta esta noticia a través de tu Facebook:


COPIA Y PEGA ESTA NOTICIA EN TU BLOG O WEB SITE!

Como la mayor�a de webs, usamos cookies. Si contin�as navegando, consideramos que aceptas su uso. M�s informaci�n aqu�. Aceptar