Barcelona 3 - Xerez 1

Sin duda, el Xerez juega muchísimo mejor que cualquiera de los equipos que le hacen de tapón en su escalada y sólo la novatada de estrenarse en la élite de nuestro fútbol, con un arranque de campeonato horroroso, le pueden condenar a un inmerecido descenso. El equipo de Gorosito defiende duro (ayer dispuso una zaga con tres centrales y dos carrileros), maneja bien (a dos toques como máximo) y sus hombres de ataque son tan habilidosos como molestos para los rivales. Pudieron hacer mucho daño a un Barça aparentemente destensionado, consciente de que el miércoles no hay margen de error ante el Inter en la Champions, donde tocará remontar el 3-1 de la ida. No es que lo pasara mal el líder (sigue con un punto sobre el Madrid), sino que hasta que Ibra logró el tercero, los andaluces pudieron reventar la Liga.

Debió ver el patio tan alborotado Guardiola, que tras hacer calentar a Messi y Piqué por un espacio de siete minutos, tras el descanso, ordenó que se quitaran el chándal para introducirlos al desaguisado. El objetivo al movimiento de fichas era claro: se trataba de que ambos cambiasen el tono y que sus compañeros encontrasen la frescura y supiesen poner la marcha necesaria para que la dinámica del juego fuese mejor, demasiado viciada, triste e imprecisa hasta ese momento. El arranque de la segunda parte fue un claro ejemplo. En cuatro minutos, del 46 al 50, el Xerez tuvo hasta tres clarísimas opciones de remate ante Valdés (muy acertado, pese al gol encajado) pese a facilitar él una de ellas con un grave error en la salida del balón con el pie. De manera incomprensible, el portero le dio la pelota a Orellana, que tiró raso tras avanzar unos metros para que Valdés escupiera el balón con lucidez (47'). Dos minutos después fue Bermejo (que hizo el gol de su equipo con un derechazo imparable en el 24'), el que tras un testarazo (a centro de Calvo) hiciese lucir de nuevo al meta culé. En el 50', el mismo Bermejo erró en un control (se le quedó largo), cuando tenía opciones para entrar dentro del área.

Y ahí acabó el partido del Xerez, que dejó su buen gusto para manejar la bola y ponerse el traje de guerra (acabó con nueve) y ver cómo los azulgrana dormían el partido. El gol de Ibrahimovic (forcejeó con Prieto al seguir la jugada por la izquierda de Touré) selló el triunfo del Barça, que comenzó a fraguarse pronto, cuando Jeffren aprovechó un sensacional servicio de Xavi para ingresar dentro del área y, tras resbalarse y poder recuperar el equilibrio (la pelota le tocó de manera involuntaria en el brazo derecho), llegó a la línea de fondo y superó a Renan con un zurdazo.

Dureza.

Luego fue Henry (había marrado ya una clara opción) el que se aprovechó de una asistencia de Ibrahimovic para superar al portero brasileño (de los cuatro goles que ha logrado en Liga, dos fueron al Xerez). Parecía que la cosa estaba liquidada, pero Bermejo (11 goles en Liga) quería seguir sumando. Y tras tanto esfuerzo y poca recompensa, llegó la desesperación visitante con las expulsiones justas de Alustiza y Orellana, ambos con roja directa, tras entrarles a Messi y Bojan. El Barça sigue líder, sí, pero debe aprender la lección: sólo el gol de Ibra amansó al Xerez.

Se rompió el minuto de luto

Iba dedicado a la memoria de Juan Antonio Samaranch, pero parte del Camp Nou no respetó el minuto de silencio para el que fuera presidente de honor del COI, fallecido esta semana en Barcelona. Se escucharon silbidos y desde el departamento de protocolo decidieron acortarlo. Su hijo, Juan Antonio Samaranch Salisachs, estuvo presente en el palco del Camp Nou, cerca de Laporta.

Fuente: As.com

Noticia enviada por: Cop

Noticia publicada: 26-04-2010

Noticia En Atletismo vista: 1157 veces

Envia esta noticia a tus Redes Sociales:

Comenta esta noticia a través de tu Facebook:


COPIA Y PEGA ESTA NOTICIA EN TU BLOG O WEB SITE!

Como la mayor�a de webs, usamos cookies. Si contin�as navegando, consideramos que aceptas su uso. M�s informaci�n aqu�. Aceptar