El Atletico pierde de nuevo (2-0)

 

El Atlético tiende al cero absoluto, vive en la temperatura más baja posible, con la energía reducida al mínimo. En la Liga la situación es incómoda y con licencia para empeorar. En la Champions ya roza el drama, con un punto y con los dos duelos ante el Chelsea en la lista de pendientes. Harán falta milagros, y no es el cuadro londinense el mejor socio para buscar la intervención divina. Durante demasiados minutos el Atleti pareció acomodarse en el empate y perpetuarse como rey del mal menor. Empate ante el Almería, ante el Valencia...consuelos flojos, males menores para un equipo que tenía que cambiar la cara en Europa pero que vive con el alma en vilo, sin espíritu, atenazado sin motivo en partidos domesticados y vendido a su suerte en cuanto aumenta el oleaje. Encaja y encaja pero no devuelve ningún golpe. Y el resultado así parece invariable: la lona.

El partido de Do Dragao dejó un profundo aroma a desangelada decepción, vivió demasiado tiempo con el estigma de la ocasión perdida. La ocasión para romper el gafe en Portugal, para vengar la eliminación de la temporada pasada, para dar un golpe de efecto en la lucha por la segunda plaza de grupo y sobre todo para romper una dinámica que amenaza con tragarse al equipo y que no tiene más vacuna que las victorias, aunque sea a base de fútbol ramplón por prescripción médica. A veces hay cosas más importantes que los puntos, incluso para este equipo prematuramente necesitado en Europa. Pero ni por esas. Justo de fútbol y de espíritu, el Atlético perdió en un final estrepitoso, se desangró ajusticiado por el único argumento de su rival, al que nunca puso remedio. Desde el minuto uno el Oporto vivió colgado de la velocidad de Hulk en la banda derecha. Así hasta el tramo final del choque, cuando Hulk propició la caída de un equipo con pies de barro que asiste como espectador a su propio desmembramiento. Incluso ante un Oporto que concedió y que se mostró como un rival menos guerrero y menos venenoso tras las salidas hacia Francia de Lisandro y Lucho. Pero un rival, eso sí, capacitado para aprovechar la invitación del Atlético, que le ofreció temeroso la yugular. Y Hulk mordió y mordió hasta que hizo sangre en este increíble Atlético.

Abel busca la fórmula, Roberto se lesiona

En busca de la incógnita que resuelva la tortuosa ecuación que atenaza cualquier amago de estilo, Abel rebuscó en su defensa, casi siempre de papel y fiada a la ruleta rusa. Perea se fue a la izquierda para ganarse el sueldo persiguiendo a Hulk, Ujfalusi pasó a la derecha y Juanito jugó en el centro junto a Pablo. El acordeón volvió a terminar desafinado y descompuesto. Perea perdió casi todos los órdagos de Hulk y el resto fue un flan que quedó en evidencia cada vez que tuvo que sacar el balón jugado. O intentarlo. El resto del equipo era el de Valencia, con Maxi fuera y Jurado y Cleber en el campo. Pero falla el dibujo y falla la actitud. El Atlético juega sin confianza y sn ángel. Cleber y Assunçao no crean, Jurado aparece con cuentagotas por la izquierda y Forlán juega demasiado atrás, muy lejos del área y de cualquier asociación peligrosa con Agüero, fiado a sus disparos desde distancias infinitas, esos que antes denotaban una confianza desbordante y ahora son síntomas de la falta de cualquier otro recurso.

Contra ese Atlético, el Oporto también fue timorato, lento y asustadizo. Y el resultado fue un partido pesado y previsible, con muchos sustos y muy pocas ocasiones, lleno de minutos de nada y jugadas de cartón piedra. Como si el balón pesara demasiado, como si se jugara en un pantano o tan cerca de las calderas del infierno que la gravedad fuera plomo y la atmósfera irrespirable. Todo lo que fue el Oporto fue Hulk, que agitó el partido desde la derecha, mejor que Perea y seguramente asombrado por los desajustes en las ayudas y las coberturas de la defensa rival. En su área el equipo de Ferreira tampoco era expeditivo y transmitía esa inseguridad que es la sombra de Helton, el portero atípico por excelencia.

Como toda situación es susceptible de empeorar, Roberto se lesionó y dejó el campo a los 25 minutos para dar la alternativa a De Gea, que pasó inadvertido hasta el arreón final del Oporto, que fue más bien una claudicación sin condiciones del Atlético. Nada pudo hacer en los golpes y no debería aparecer retratado por la derrota el joven portero de 19 años, y sí casi todos sus compañeros, algunos ilustres, incómodos en un partido a cámara lenta, envuelto en las brumas de la duda.

El Atlético se entrega sin condiciones

Sobre el descanso, el Oporto dominó ligeramente el recital de pelotazos y errores en la entrega en que se había convertido el partido y puso a prueba la defensa adelantada del Atlético, que va camino de convertirse en uno de los peores inventos de este siglo. Y no hablamos sólo de fútbol. A Mariano se le anuló un gol tras arrancar en fuera de juego muy justo, y a Meirelles se le escamoteó un mano a mano ante el portero en una arrancada que pareció legal. Para el Atlético no fue un acicate sino un susto del que apenas se repuso. Pasó por vestuarios y salió igual, con los mismos hombres, el mismo gesto adusto y la misma mirada melancólica.

El Oporto tampoco parecía por la labor y la segunda parte se mantuvo espesa y dispersa, con minutos de dominio del Atlético, más bien flácido, traducidos en una caída de Agüero en el área, un buen disparo de Ujfalusi y un remate al limbo de Juanito. Ahí se acabó el equipo de Abel que, él sólo y con un simple acompañamiento educado de su rival, se disparó en el pie y entró en uno de sus ciclos de autocombustión. Perdió balones en serie y tiritó atrás. Sin saber muy bien cómo y sin casi darse cuenta, se vio metido atrás y empujado por un rival que lo vio entonces tan fácil que se aprestó a la tarea de descabello.

Y como no tiene cura ni remedio el Atlético, su muerte llegó por donde se le había anunciado y telegrafiado durante 75 minutos. Hulk y la banda derecha, la banda derecha y Hulk. De Gea se lució hasta que vivió en primera persona el enésimo ejercicio de pasividad de la zaga. Hulk recogió un rechace del portero y tuvo tiempo para encontrar a Falcao, que remató de tacón casi en línea de gol. Tocado. Después Hulk rajó otra vez la banda y puso otro balón que De Gea salvó tras otro remate de Falcao. Después llegó el segundo gol, a balón parado: Rolando remachó tras remate al palo de Bruno Alves. Tocado y hundido.

Así languidece este Atlético triste que mostró una peligrosa falta de espíritu y una ausencia completa de confianza. Necesita victorias y solo alcanza empates extraños o imposibles entre derrotas con sabor a hiel. Todavía no ha ganado en Liga y cierra su grupo de Champions. Y los milagros, con el Chelsea a la vista, están muy caros. Todavía queda tiempo pero, y ese es el principal problema para este Atlético, hay que saber qué demonios hacer con él.

Fuente: As.com

Comenta esta noticia en el Post Oficial del At.Madrid

Noticia enviada por: iLPaTxI

Noticia publicada: 30-09-2009

Noticia En Fútbol vista: 1100 veces

Envia esta noticia a tus Redes Sociales:

Comenta esta noticia a través de tu Facebook:


COPIA Y PEGA ESTA NOTICIA EN TU BLOG O WEB SITE!

Como la mayor�a de webs, usamos cookies. Si contin�as navegando, consideramos que aceptas su uso. M�s informaci�n aqu�. Aceptar