El Hercules derrota al Barcelona

A la segunda curva, el Hércules, un presunto mercancías, hizo descarrilar al AVE del Barça y se cargó el guión previsto de la Liga ganando en el Camp Nou con todo merecimiento. El equipo de Esteban Vigo, un recién ascendido, tumbó al campeón con un ejercicio de seriedad, solidaridad y buen hacer. No hay nada a objetar al 0-2 de los alicantinos, que incluso podrían haberse ido del Camp Nou con un resultado más amplio.

Nunca se sintió cómodo el Barcelona. Jugaba contra un rival que se le hacía extraño; que vestía una camiseta extraña (más apropiada para cambiar ruedas en la autovía que para jugar a fútbol) en un partido que se jugaba a una hora también extrañísima. Para aliñar el caos, Guardiola decidió sacar de entrada a un equipo poco habitual, para no reiterar lo de extraño por cuarta vez en nueve líneas.

Se quedó Puyol fuera de la convocatoria y cuatro campeones del mundo se sentaron de entrada en el banquillo. Los derroteros del partido obligaron a que antes de que se hubiera cumplido la hora de juego, el técnico del Barcelona sacara al campo a Xavi, Pedro y Alves para tratar de reencontrar la identidad perdida. Fue inútil.

Ante un Hércules que tenía el partido más que estudiado, el Barça dio la impresión de que salía a jugar pensando que todo se le iba a poner a favor de inventario. Pero las cosas se complicaron de inicio. De entrada, porque los chicos del Hércules fueron un dechado de generosidad sobre el césped y hasta Trezeguet presionó como si estuviera en la Juve. El galo, además, se llevó todos los balones por alto que sobrevolaron su zona. Primer aviso al Barça de los bajitos: un abuelo alto, sigue siendo alto.

Y encima, Trezeguet contó a su lado con la ayuda de Valdez, un diablo paraguayo que se dio un festín a costa de Abidal, quien de nuevo volvió a fracasar estrepitosamente en la tarea de improvisado central. Segundo aviso al Barça de la plantilla corta: de centrales, Pep va cojo.

Y como no hay dos sin tres, el tercer aviso que dejó claro el Hércules al Barça fue que una media formada por Mascherano y por Keita juega al tran tran. Esteban Vigo lo supo predecir y sus futbolistas fueron unos linces evitando la fluidez blaugrana en el centro del campo. Y sin dar una mala patada. Tercer aviso, pues: Xavi se antoja obligatorio en este equipo

Piqué, el delantero. Desde la primera parte, Piqué se reveló como el delantero más peligroso del Barça. Preocupante síntoma de debilidad culé que recuerda peligrosamente a los días de la debacle ante el Inter. Esteban Vigo calcó el planteamiento del portugués en las semifinales de la Champions, y encima, ¡le salió mejor!

Supo el Hércules molestar delante y obligar a que el Barça saliera siempre por fuera habilitando a los laterales, se mantuvo juntito y concentrado en el medio campo y en ataque metió Valdez las dos primeras que tuvo. La primera, al aprovechar un lío en el área y la segunda, ya en la reanudación, al culminar un contragolpe de libro. Una vez enchufadas éstas, ya se permitieron el lujo de fallar la puntilla ante un Valdés que fue el mejor. El Hércules cambió el guión de la Liga.

Fuente: As.com

Más informacion sobre el Barcelona en su Post Oficial.

Noticia enviada por: Cop

Noticia publicada: 12-09-2010

Noticia En Fútbol vista: 1542 veces

Envia esta noticia a tus Redes Sociales:

Comenta esta noticia a través de tu Facebook:


COPIA Y PEGA ESTA NOTICIA EN TU BLOG O WEB SITE!

Como la mayor�a de webs, usamos cookies. Si contin�as navegando, consideramos que aceptas su uso. M�s informaci�n aqu�. Aceptar