El Inter pasa a cuartos

El Chelsea debía apelar a su pegada para voltear la eliminatoria ante el Inter de Milán, pero lo que hubo fue orden y cabeza de los interistas, sobre todo de Sneijder. El holandés se echó el equipo a las espaldas cuando más apretaban los londinenses y en uno de sus pases medidos encontró a Samuel Etoo, el mejor socio en una situación así, para encarrilar tres años después, el pase a cuartos de final de Champions League. Se esperaba más de un Chelsea tímido dominador en los primeros minutos pero sin pegada hasta el último tramo del primer periodo. En ese momento y hasta el 65, los londinenses impusieron su ritmo, pero cuando más falta hacía orden en el centro del campo italiano, apareció el ex madridista para maniatar y dejar helado a un Stamford Brigde que esperaba más de su equipo.

Añadir ingredientes hoy en día a un Chelsea-Inter es tontería. Ambos están entre los cuatro equipos con mejor plantilla de Europa aunque también tienen una espina clavada, la Champions League. Pero resulta que sí había ingrediente extra, la vuelta de Mourinho a Stamford Brigde después de pasar allí más de tres años y ganar todo en Inglaterra.

Así que el Inter de Milán partía con la ventaja de la ida (2-1), los trucos del señor Mourinho bien aprendidos y la guerra psicológica ligeramente a su favor, eso siempre pasa cuando Mou está enfrente. Eso antes de la guerra, porque ya en batalla tanto Chelsea como Inter desplegaron todas sus armas atacantes en el campo con Malouda, Drogba y Anelka en el frente 'blue' y Milito, Etoo y Pandev en el 'nerazzurro'.

Como estaba previsto el Chelsea se encargó de mover el balón desde el inicio, con desplazamientos rápidos de balón, buenos desbordes de Malouda, en uno de ellos el francés cayó al borde del área tras un encontronazo con Lucio, y aprovechando de vez en cuando el buen disparo lejano. Y el Inter, bien plantado, esperando su oportunidad y Maicon a sus anchas en el carril derecho gracias también al respaldo en las coberturas de Cambiasso.

El guión de Mourinho se cumplía a rajatabla, se notaba el exhausto estudio del portugués, y la paciencia del Chelsea no incomodaba a un Inter que tuvo su oportunidad a la media hora de juego con un testarazo de Etoo después de un gran centro del incombustible Maicon. Ya por esas, el partido había subido de temperatura gracias a los piques donde siempre se podía divisar a Drogba.

Las rencillas fue la antesala al agobio de un Chelsea con mayor voltaje y con buenas ocasiones para abrir el marcador, pero hoy estaba Samuel inconmensurable, apagando fuegos por todas las zonas calientes del campo. Cuando Malouda hizo un movimiento de pillo dentro del área, ahí apareció el argentino para deslizarse en el momento oportuno y hacer bueno su apodo de 'Muro'. Un buen control de Anelka dentro del área tampoco fue suficiente para batir a Julio César y en la siguiente jugada de córner, un baile entre Samuel y Drogba por el área acabó con el marfileño en el suelo mientras todo el estadio reclamaba pena máxima al colegiado alemán Stark.

Un gol en cualquier bando hubiera resultado vital en las aspiraciones y esa presión mantuvo acogotados a los dos conjuntos durante los primeros cuarenta minutos de partido, pero el Chelsea no podía escatimar nada y sólo en los cinco últimos minutos metió algo de miedo al arco italiano. El descanso no trastocó el pico de intensidad impuesto por los londinenses y en los primeros minutos del segundo acto, disparos de Drogba de falta y otro esquinado de Malouda despertó algo de nerviosismo en los interistas. Debían recuperar el control en el centro del campo lo antes posible si no querían verse encerrados cuarenta minutos ante un equipo que había marcado en 43 partidos de los 44 disputados en casa.

El Inter carbura al ritmo de Sneijer

Se dio cuenta Sneijder a los 58 de juego al dar una asistencia impecable a Pandev, al que dejó solo para encarar pero el macedonio fue incapaz de finiquitar la eliminatoria. La ocasión desperezó al Inter y acto seguido Milito pudo probar de verdad al tercer guardameta del Chelsea, Turnbull, y cumplió. El arreón mosqueó a Ancelotti que no dudó ni dos minutos en ejecutar a Ballack por la imaginación de Joe Cole. Pero el Inter había hecho los deberes, había tomado el centro del campo y estaba dispuesto a matar la eliminatoria al compás de Sneijder. De sus botas nació un pase preciso que dejó totalmente solo a Diego Milito, que desperdició una oportunidad propicia para él.

El Inter encañonaba al Chelsea sin complejos, ya no quería ni el empate, quería la victoria y se lo decía clarito. De hecho Sneijder no paraba de hacer guiños a sus compañeros de ataque para que se diesen cuenta de las intenciones. Se forró a poner pases largos de calidad y por fin, en el minuto 78, el camerunés Etoo le tomó en serio y aprovechó un pase sensacional para romper la eliminatoria con el gol que prometió en la previa a los aficionados interistas. Para el Chelsea el palo fue mortal. Sin tiempo para reaccionar, los platos rotos los pagó Lucio, picado con Drogba desde el inicio, cuando el marfileño pisó al brasileño después de que Motta entrara como un poseso a por el atacante del Chelsea. Otro año más, el Chelsea acaba su andadura en Champions de malos modos, Drogba se volvió a auto expulsar y el capitán 'blue' se desfogó con el asistente en el túnel de vestuarios. El Inter sigue adelante, Mourinho puede sacar pecho y otro proyecto de talonario que fracasa...

Fuente: As.com

Noticia enviada por: Cop

Noticia publicada: 17-03-2010

Noticia En Fútbol vista: 1169 veces

Envia esta noticia a tus Redes Sociales:

Comenta esta noticia a través de tu Facebook:


COPIA Y PEGA ESTA NOTICIA EN TU BLOG O WEB SITE!

Como la mayor�a de webs, usamos cookies. Si contin�as navegando, consideramos que aceptas su uso. M�s informaci�n aqu�. Aceptar