El Madrid empata en Pamplona

Los blancos no supieron doblegar a un Osasuna combativo, en un partido intenso pero sin apenas ocasiones claras. En la segunda mitad los madridistas mejoraron y dominaron, pero se encontraron a un Osasuna bien plantado que no dejó que los de Pellegrini se alzasen con el liderato.


El Real Madrid tenía la oportunidad de comenzar este 2010 de la mejor forma posible: robando el liderato al mejor Barça de la historia. Pero al equipo de Pellegrini, que contó con su mejor once exceptuando al convaleciente Kaká, le faltó la chispa y la ambición que había demostrado en los últimos partidos. Y los blancos deberán conformarse con seguir ocupando la segunda plaza del campeonato, a dos puntos de los culés.

El partido comenzó tal como se esperaba, intenso y duro, con los dos equipos esperando errores del rival y sin arriesgar más de la cuenta. Y por culpa de ello ninguno de los dos equipos creó peligro sobre el área rival en la primera media hora de juego. Ambos comenzaron muy especulativos y solo Flaño, tras una falta lateral, y Garay, tras un córner, inquietaron la portería rival.

Por parte del Real Madrid sorprende que Arbeloa fuese el jugador más ofensivo del equipo en la primera mitad. Sus internadas por la izquierda creaban sensación de inseguridad en los pamplonicas, pero su falta de compenetración con Cristiano Ronaldo evitó que el equipo madrileño dispusiese de verdaderas ocasiones de peligro.

Aunque fue el portugués quien, al final de la primera parte, cuando más apretó su equipo, dispuso de la mejor ocasión para adelantar a los suyos. Tras una buena jugada del lateral, el balón queda alto y dividido, y CR9 controla, regatea con el tacón y es claramente derribado fuera del área. Pero el delantero exageró tanto la caída que el árbitro no quiso señalarla y dejó seguir el juego, con lo que la primera mitad acabó con un frío empate a cero que no servía para nada a los madridistas.

En la segunda parte, tal como suele ser costumbre, la actitud del Real Madrid cambió y el equipo se fue más hacia adelante buscando un gol que desequilibrase el partido. Así, Marcelo y Van der Vaart dispararon a puerta en dos ocasiones cada uno, pero estaba claro que si el equipo blanco dejaba su destino en manos de la suerte hoy, no acabaría la jornada como líder de la Liga.

Y consciente de ello se convirtió en el claro dominador del partido, controlando el balón y creando muchas más ocasiones que en la primera mitad. Tanto fue así que llegó un momento en el que el Real Madrid llegó a merecerse la victoria, aunque solo fuese por insistencia, ante un Osasuna que se conformó con el empate desde el minuto uno de la primera mitad.

Higuaín tuvo la más clara, pero cruzó demasiado su disparo. Y poco después Van der Vaart dejó su sitio a Benzema, que dio un nuevo aire a su equipo. Pellegrini acertó arriesgando ya que el francés estuvo cerca de anotar. Fue más incisivo que Cristiano, participativo pero poco decisivo, y dispuso de dos disiparos francos que no logró encajar en la portería.

Y mientras todo esto ocurría, de repente el partido se rompió y se vieron las dos ocasiones más claras del partido, que además fueron consecutivas. La primera fue en una contra del Osasuna, en la que el balón se pasea paralelo a la línea de gol y que nadie acierta a anotar ni a despejar, pero que acaba en pies de Sergio Ramos, que empieza otro contragolpe que llega a Higuaín, que acaba plantándose sólo ante Ricardo. Pero el argentino, habitual salvador del equipo en estas ocasiones, esta vez no lo fue, y el portero local le gana el mano a mano con una parada providencial.

Tras este momento de éxtasis el partido volvió a lo que fue, Pellegrini vio que no era el día del Pipita y le cambió por Raúl. El partido perdió su chispa y el Madrid, a pesar de seguir dominando, no fue capaz de crear verdaderas ocasiones de peligro. A pesar de intentarlo hasta la última jugada, estaba destinado que el balón no iba a entrar esta noche en la meta del Ricardo, y el equipo merengue acabó aceptándolo, aunque resignado sabiendo la oportunidad que había perdido de ser de nuevo líder de la Liga.

Por parte de Osasuna poco de decir. Intentó jugar a la contra y ni eso le salió bien, y acabó perdiendo tiempo descaradamente y quitando al Real Madrid la oportunidad de ser el primer líder de este año 2010. Una cosa está clara: aunque sólo sea por eso y por lo mal que cae allí el equipo de Florentino, seguro que en el Reyno de Navarra están contentos. Pero en Madrid han dejado pasar un tren.


Alineaciones:

Osasuna: Ricardo; Azpilicueta, Roversio, Miguel Flaño, Monreal; Juanfran (Rúper, m.79), Puñal, Nekounam, Camuñas (Calleja, m.92); Pandiani y Aranda (Masoud, m.63)

Real Madrid: Iker Casillas; Sergio Ramos, Albiol, Garay, Arbeloa; Lass, Xabi Alonso, Marcelo (Granero m.82); Van der Vaart (Benzema, m.63); Cristiano Ronaldo e Higuaín (Raúl, m.72).

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Nekounam (m.33), Pandiani (m.43) y Masoud (m.74), de Osasuna, y a Arbeloa (m.36), Sergio Ramos (m.70) y Lass (m.75), del Real Madrid.

Decimosexta jornada de Liga en Primera División. Partido disputado el domingo 3 de enero a las 21:00 horas en el estadio Reyno de Navarra.

Publicado por FIFA-Champions.com

Noticia enviada por: fifachampions

Noticia publicada: 04-01-2010

Noticia En Fútbol vista: 1042 veces

Envia esta noticia a tus Redes Sociales:

Comenta esta noticia a través de tu Facebook:


COPIA Y PEGA ESTA NOTICIA EN TU BLOG O WEB SITE!

Como la mayor�a de webs, usamos cookies. Si contin�as navegando, consideramos que aceptas su uso. M�s informaci�n aqu�. Aceptar