El Sevilla vence y combence (1-4)

En un partido disputado y poco vistoso, el Sevilla sacó a relucir su enorme pegada y resolvió el partido de cuatro zarpazos. En la primera parte los de Manolo Jiménez sufrieron excesivamente ante un Rangers que se mostró agresivo pero desacertado de cara a gol.

Seguramente el que no haya visto el partido pensará que el Sevilla se dio un agradable paseo por Ibrox Park. Nada más lejos de la realidad. El conjunto de Jiménez pasó las de Caín durante casi cincuenta minutos.

Los escoceses, con muy poco, es decir, con su juego a base de balonazos, consiguieron meter el miedo en el cuerpo a los andaluces. El mayor susto llegó en un fallo de Konko al intentar despejar una pelota que dejó a placer a Naismith, que tras la patada del francés, se dejó caer y el árbitro perdonó los once metros. Debió haber sido penalti y pudo haber sido también roja directa.

Tras sobrevivir a una primera mitad en la que no se encontró a gusto, el Sevilla no avisó para adelantarse en el marcador. En una jugada de estrategia, Abdoulay Konko se adentró con fe en el área y cabeceó a gol un buen centro de Navas (0-1).

Resultó ser un mazazo que dejó graves secuelas en su enemigo. Con esa ventaja, el equipo hispalense jugó con otro ritmo y comenzó a mandar con el balón, algo esencial si quiere aspirar a la Liga y hacer algo sonado en la Champions.

Los hombres de ataque en el Sevilla empezaron a entrar más en juego y así fue todo más sencillo. Jugada entre Navas y Luis Fabiano que, tras intentar buscar a Kanouté, el balón llegó a Adriano que tuvo pocos problemas para mandar a la red (0-2)

Ni la lluvia ni el empuje local asustaron ya a los sevillistas. En apenas tres minutos llegaron los tantos definitivos de Luis Fabiano y Kanouté, que engordaron de forma excesiva el marcador para lo que se había visto en el terreno de juego.

Especialmente bello el tanto de O Fabuloso, cabeceando en el área pequeña un centro medido de su compadre Kanouté. El malí, poco después, tuvo el fin el premio del gol cuando se invirtieron los goles. El centro del brasileño fue perfecto para el remate de su compañero.

Los últimos minutos sobraron, si no fuese por el golazo que marcó Nacho Novo, para sonrojo de su entrenador, ya que Smith tuvo la osadía de dejar a su mejor futbolista de entrada en el banquillo.

En definitiva, excesiva recompensa para un Sevilla que machacó a su rival sin la necesidad de desplegar un fútbol brillante. Con la dinamita que tiene arriba es capaz de todo. En Europa, también gana como los grandes.


Fuente: goal.com

Comenta esta noticia en el Post Oficial del Sevilla

Noticia enviada por: iLPaTxI

Noticia publicada: 30-09-2009

Noticia En Fútbol vista: 1146 veces

Envia esta noticia a tus Redes Sociales:

Comenta esta noticia a través de tu Facebook:


COPIA Y PEGA ESTA NOTICIA EN TU BLOG O WEB SITE!

Como la mayor�a de webs, usamos cookies. Si contin�as navegando, consideramos que aceptas su uso. M�s informaci�n aqu�. Aceptar