Listos para el mundial

Si la final del Mundial hispano-argentina con que sueña Del Bosque se produce no será muy diferente al partidito de ayer. Diferente será el arbitraje, claro. Por hacérselo corto: el tal Kelly se comió tres penaltis a favor de España, le pitó uno en contra que no fue y, lo peor, consintió decenas de patadas argentinas que no se tolerarán en Suráfrica. Pues pese a todo eso, España ganó el partido. El dato queda para reflexión de Maradona y cía: ni sacando del campo a la Roja pudieron ganarla. Argentina tuvo cerca el empate, pero mostró la cara de las eliminatorias: no levantó para nada su juego, sólo reinó en el "otro fútbol": tampoco le sirvió para ganar.

España jugó, Argentina pegó, eso pasó. El primer tiempo nos dejó media hora primorosa por parte española, una sinfonía de Iniesta y Silva y el gol del ayer excelente Xabi Alonso. Ese tanto fue la mejor expresión del equipo: en la jugada intervinieron a un toque Silva, Iniesta, Xavi, Silva y Alonso, que apareció para remachar el despeje corto del meta Romero. Busquets era titular y no Cesc, buscando Vicente más músculo en la zona ancha. Le salía bien: llevábamos un cuarto de hora de partido y la posesión era un 75-25 para los nuestros. El baile duró otro cuarto de hora hasta que Argentina decidió que ya estaba bien, le pareció que la burreaban toque va, toque viene, y sacó el hacha. Lo que repartieron Heinze y Gago, sobre todo, fue tremendo.

El árbitro. España entonces se arrugó. Era controlar la pelota y oler el napalm a sus espaldas y eligieron un sabio camino: salir indemnes. La actitud del irlandés ayudó a la albiceleste a nivelar unas fuerzas que en la primera mitad habían sido abismales en su contra. Tras el descanso no varió el decorado, sólo en el marcador: Messi empató de penalti que no fue. El partido se había equlibrado para mal y llegó la frescura con Cesc, Negredo y Navas. El equipo volvió a recuperar la pelota; Argentina seguía a lo suyo. Se lo tomó tan en serio que el 1-1 le sonaba a música celestial. Pero el fútbol quiso ser justo. A la cuarta, mano de Demichelis, pitaron penalti. Xabi mandó un pildorazo a la escuadra que el pueblo festejó a lo grande. ¿No le había dado Argentina tratamiento de verdad? Pues así festejó la afición española el gol y el triunfo. Que acabó con Iker recibiendo su homenaje por el partido 100 y una certeza: estamos listos para el Mundial. Lo de ayer fue una prueba gorda, distinta, y la superamos.

Fuente: As.com

Comenta esta noticia en la zona de Selecciones del Foro

Noticia enviada por: Cop

Noticia publicada: 15-11-2009

Noticia En Formula1 vista: 1454 veces

Envia esta noticia a tus Redes Sociales:

Comenta esta noticia a través de tu Facebook:


COPIA Y PEGA ESTA NOTICIA EN TU BLOG O WEB SITE!

Como la mayor�a de webs, usamos cookies. Si contin�as navegando, consideramos que aceptas su uso. M�s informaci�n aqu�. Aceptar