Zlatan hizo de 'Ibralatas'

Debió ser casualidad, pero resultó que el Barça se adelantó en el marcador cuando Guardiola decidió dar entrada a Messi (llevaba 16 partidos siendo titular de manera consecutiva y nunca con Guardiola ha salido de inicio en la isla) y a Xavi, felizmente recuperado de una lesión muscular sufrida hace tres semanas antes de medirse al Stuttgart en la Champions. Fue sólo entonces cuando Ibrahimovic pudo reventar la portería de Aouate, en un partido demasiado rugoso y áspero, en el que Manzano supo siempre cómo complicar y trabar la creación del juego culé, que sufrió para poder amarrar tres puntos de oro puro.

Comenzó el Mallorca dejando su carta de presentación y avisando de sus serias intenciones. "¡Toc, toc, estamos en el Ono Estadi y vamos a por vosotros!", debieron decir Aduriz y Castro, que nada más arrancar el partido encogieron el estómago y le dieron un apretón al corazón de los sufridos culés. El vasco estampó la bola en el palo, cuando los chicos de Guardiola parecían no haberse enterado que Fernández Borbalán había dado por iniciado el choque; el rechace de ese mísil le llegó al Chori, que vio cómo Valdés voló de palo a palo para evitar el primero. Ya sudaban los catalanes, que sabían de la importancia de los puntos para pasarle la presión al Madrid.

Fue en ese momento cuando los culés se percataron de que lograr el triunfo no sería sencillo, que para volver a levantarle la cartera al Mallorca (sólo había perdido un partido en su casa en todo el campeonato, ante el Sevilla), deberían apretar los dientes y rezar todo lo que supieran: no había otro camino. Con Mario y Martí ahogando a Iniesta (se retiró con molestias), que sólo se sintió cómodo abriendo el juego a las bandas, Aduriz se peleaba con los zagueros, sin la fortuna que siempre se le negó. Además, Borja (tiró una falta frontal al palo) y Castro se movían bien, pero esta vez se centraron más en defender que en mostrar su calidad. Así, el Barça fracasaba en la circulación, no conseguía conectar con comodidad con Ibrahimovic y sólo los tinerfeños Jeffren (casi sorprendió a Aouate con una folha seca) y Pedro (le anularon de manera correcta dos goles) daban muestras de estar preparados para darle ventaja a los suyos.

Fotocopia.

Manzano lo vio tan claro que copió el partido que Osasuna le jugó al colíder el pasado miércoles en el Camp Nou, privando al Barça de poder plasmar el juego que encandilaba allá por donde pasaba no hace mucho. Pese a dar la sensación de haber subido un grado más en frescura, la falta de fluidez ayudó para no llegar con solvencia deseada a la portería de Aouate. Pese a todo, el gol acabó llegando. Lo hizo Ibrahimovic, que aprovechó una segunda jugada tras un córner para quebrantar el encuentro y anotar por tercera vez consecutiva (el Barça cerró una semana de nueve puntos).

Pese a todo, el Mallorca acabó encerrando al Barça. Manzano quiso poner toda la dinamita que tenía en el banquillo, pero no le dio tiempo a que explosionara. Keita lo intentó y a Webó no le dio tiempo para nada. Los culés se abrazaron. El encuentro era complicado, pero lo solventaron con Zlatan, que hizo ayer de Ibralatas.

Alves forzó la quinta amarilla

Dani Alves era el único apercibido de sanción y corría el riesgo de ver la quinta amarilla el próximo sábado en el Camp Nou frente al Athletic, que le hubiese vetado jugar en dos semanas el clásico ante el Madrid. Así que, acabando el partido, el brasileño decidió perder algo de tiempo para que Fernández Borbalán le mostrara la amarilla que le permitirá descansar ante los vizcaínos.

Fuente: As.com

Todo sobre el Barcelona en su Post Oficial.

Noticia enviada por: Cop

Noticia publicada: 28-03-2010

Noticia En Fútbol vista: 1219 veces

Envia esta noticia a tus Redes Sociales:

Comenta esta noticia a través de tu Facebook:


COPIA Y PEGA ESTA NOTICIA EN TU BLOG O WEB SITE!

Como la mayor�a de webs, usamos cookies. Si contin�as navegando, consideramos que aceptas su uso. M�s informaci�n aqu�. Aceptar